MBMFW febrero 2013 Round #1


Primera Jornada de la 57 edición de la Pasarela Mercedes Benz Madrid Fashion Week.

Esta vez, la organización ha decidido celebrarla de lunes a viernes. Una buena forma de evitar los colapsos y colas de otras ediciones .
El primer día se respiraba un ambiente tranquilo y relajado en el Cibelespacio. No se si será porque era lunes y muchos, todavía con la resaca de los Goya, se quedaron en casa para asistir a los desfiles de la tarde. El resto es decir, los currantes de siempre, ahí estábamos, como un pepe , desde primera hora.

 Abrió la jornada Andrés Sardá, que, aunque no puede verlo, nos dejó a todos enamorados con sus propuestas y su visión de la mujer.

A las 12:00, Hannibal Laguna. Yo no sé si es una tradición o debido a la cantidad de famosos nacionales que se juntan en su front row, siempre empieza tarde. Y no es un desfile corto, todo o contrario, suele ser más largo de lo normal. Sus propuestas en verdes, rojos, negros y grises. Mucho raso, muchoo encaje y mucha lentejuelas. Muy barroco todo, muy en su línea.









Me encantó el peinado de las modelos, una coleta baja sobria.El maquillaje, quizás demasaido oscuro y excesivo. Medias tupidas en gris y zapatos repletos de lentejuelas negras. Estos zapatos le dieron más de un quebradero a las modelos. La primera, nada más salir, perdió uno y casi se cae al final, pero desfiló como la que más. ¿Quién dijo que ser modelo no era peligroso?

Al final , el broche de oro lo puso Vanessa Romero. La actriz desfiló con un precioso vestido negro. 


Y a las 17:30 llegó Teresa Telbig,… Esta vez fue muy Teresa, muy chic, muy dinámica y muy llevable. A los pies, una colaboración muy especial, la joven marca catalana Serena Whitehaven.

Nos quedamos mudos al ver su propuesta, limpia y sofisticada. En colores empolvados. Dedicada a una mujer moderna, actual,… Si se puede perfeccionar lo exquisito, Teresa lo ha conseguido.










Una vez en el kissing, una delgadísima Teresa, ya de por sí es pequeñita, pero los nervios de un desfile hacen estragos, se acercaba a saludar a todo el mundo. Y es que , así es Teresa, amable y cercana, humilde y serena. Una artista que con su esfuerzo, su talento y su trabajo de hormiguita nos ha ido conquistando año tras año. Ha demostrado que lo suyo no era flor de un día y el haber ganado varios premios le ha hecho esforzarse, más si cabe, en no decepcionarnos.

La moda es un arte y como todo arte, se nutre del artista que lo crea. Si éste, no se emociona, se implica y se esfuerza como el primer día, su arte desaparece.  Teresa sigue siendo la niña de siempre.

Con ganas de volver a Barcelona para visitarla en su atelier, que hace mucho que no lo hago,…

Publicar un comentario