The Shopping Night Barcelona

Estaba claro que tanto viaje iba a tener efectos secundarios. El fin de semana pasado apareció un catarro que me ha tenido en jaque hasta el jueves y que todavía está dando coletazos. De hecho, el jueves fue la primera noche que salí. La razón, más que justificada, se celebraba en Barcelona, The Shopping Night Barcelona.

La capital catalana propuso hace 2 años ser la sede de la VOGUE Fashion Night Out pero como este evento se basa en capitales, nos quedamos fuera. Así que, de la mano de Harper's Bazar (competencia directa de VOGUE), Barcelona ha celebrado su particular Shopping Night. 

A la hora de escoger la fecha, se ha hecho coincidir con el encendido de las luces de Navidad, el pistoletazo de salida de las compras navideñas.


A lo largo de Paseo de Gracia y durante 4 horas, tuvieron lugar un sinfín de eventos. Cada participante quiso poner su su granito de arena colaborando en esta gran noche. La chef Carme Ruscalleda y su hijo, sirviendo escudella en la calle para sobrellevar mejor el frío de la gélida noche. Exposiciones y showrooms en diferentes hoteles, varios photocalls, mucha música y muchos fashionistas.


En Mango te regalaban cava y globos y te podías hacer una foto en el photocall con 2 modelos. En TOUS regalaban cócteles y jamón. En Santa Eulalia, las chicas del Delgado Buil, presentaron varios maniquís vestidos con sus particulares estilismos usando ropa de la tienda.



Pero donde me llevé una grata sorpresa y acabé pasando gran parte de la noche, fue en la tienda Hugo Boss.

Como todo en la vida, las cosas se valoran en función de la gente que hay detrás. Hugo Boss tiene 3 tiendas en Barcelona, pero la de Paseo de Gracia, con sólo 3 años de antigüedad, se diferencia en la profesionalidad y el trato de los que ahí trabajan.


Organizaron un photocall con modelos vestidas de la firma en el escaparate de la tienda. Todo el que quería se podía fotografiar con ellos desde el exterior. ¡El efecto era chulísimo! Al fondo de la tienda un dj y una barra de cócteles repleta hasta los topes. Estuvo entrando gente toda la noche...


Así, nos encontramos varios amigos ahí y os puedo asegurar que no encontré mejor lugar para pasar la noche. 

Buena fiesta, buena gente, buen ambiente,...¡Ah! Y un regalito a la salida: bombones y una libretita para anotar mis cosillas. ¡Me encanta!


De la Shopping Night en general, me guardo mi opinión. Pero si me quedo con algo, es con Hugo Boss.

Besines!!!
Publicar un comentario