Yo soy una CuttyBandista: aventura en Baleares


Nuevo post desde mi nueva ciudad y desde mi nueva casa. No sabéis la de cosas que están ocurriendo en los últimos días.... Pero, aunque mi cuerpo ya está en Madrid, mi mente y mi corazón siguen navegando por esas islas tan espectaculares y en ese barco mágico , el Tomoka, que tan buenas historias nos ha traído.



¿Os acordáis de cuando os ibais de campamento en verano cuando érais críos? En esa época donde no existía ni móviles, ni internet, donde corrías el último día del campamento, pidiendo la dirección y el teléfono fijo de tus colegas, para no perder el contacto. Esa sensación de comerte el mundo con vuestra pandilla de verano y de vivir intensamente como si no hubiera un mañana... Pues todo eso es lo que vivimos estos días a bordo del Tomoka. Nos convertimos en unos más que merecidos #cuttybandistas creando nuestra humilde y bien avenida #cuttyfamilia


 EQUIPAZO 

Nuestra familia Cutty Sark, porque ya son como de la familia, nos habían preparado un viaje de lo más especial. Tres veleros ambientados como los que usaban los contrabandistas para pasar alcohol a USA en los años 20 desde Bahamas.  Tres nombres emblemáticos, el Cutty Sark, el Tomoka y el McCoy. Un capitán, Pepe, con tres vidas en una y mil anécdotas que contar. Un equipo que nos ha cuidado y nos ha mimado como pocas veces he visto. Gracias, Laura, Nacho, Jesús, Mariano, Mario, Alfredo, Aleix, mi Jenny, alias eterna sonrisa,...






El primer día, pudimos visitar la isla de Cabrera y hacer un poco de snorkel, aunque nuestro snorkel, se convirtió en una tertulia peculiar, mientras nos comíamos una coca de escalivada. !Qué nos gusta la buena vida....!




Y una vez de vuelta al Puerto de Mallorca nos esperaban 4 días de revivir la historia de la marca, cócteles en tazas como en la ley seca, playas, buena música y buen rollo. Todo eso aderezado, por 12 horas de navegación, con algún que otro mareo (incluida y yo) y muchas horas de charlas y risas.




Bailar y reír como niños con los delfines. Conectaron con el buen rollo del barco y quisieron nadar con nosotros y jugar un buen rato. ¡Increíble!


Recorrer la parte norte de Ibiza, atracando en sus mágicas calas. Disfrutando de la naturaleza y de chiringuitos con encanto, de los de verdad...

Cala Xuclar

Dormir en el mejor camarote del mundo, con un techo de estrellas y una brisa marina mientras me acunaba el mar. ¡Cómo echo de menos esa sensación de tener el infinito encima de tu cabeza! 

Tener de vecinos a Dolce&Gabbana o al príncipe Abdul de Arabia Saudí...





Nadar y jugar en las aguas transparentes de la isla de Formentera...


Salir a los sitios más cool de la isla como el Blue Marlin o Pacha y, crear lazos de amistad que van más allá de muchas cosas.

Por tener, tuvimos ¡¡hasta una boda!!!




¿Pintaza, no? Pues todo esto y más, es lo que nos ha dejado CUTTY SARK. Os dejo unas fotillas de este regalo de experiencia.















Pics vía: Romantic & Cutty Sark 
Publicar un comentario